Manoseando a mi esposa en Buenavista

237
Share
Copy the link

La penetro salvajemente y mi novia no para de moverse y de gritas de placer. Manoseando a mi esposa en Buenavista. Es toda una puta y le cae una lluvia de esperma en la cara. Mi verga ya está bien dura y ella empieza a dar lametazos, besos y metérsela hasta el fondo de su garganta mientras yo la miro sin mover un dedo. Está bien sabrosa mi hermanita y cojemos duro hasta que terminar un chingo de cansado de tanto sexo guarro. Entro ilegalmente en el país de los gringos. El chulo le platica al extranjero que la puta que está viendo tan chingona es virgen y no tarda ni un segundo en darle la plata para gozar de una belleza como esta chava y desflorarla el mismo.

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *