Mi esposa es puta en Atenguillo

335
Share
Copy the link

Hoy ha llegado a su puerta un comerciante que vendía utensilios de cocina. Mi esposa es puta en Atenguillo. Ella quiere gozar con mis dedos primero y se abre de piernas para que se los meta en su panocha sin un pinche pelo y también le tengo que chupar la panocha para saborear su sabor y llenarme la boca de su aroma a pura lujuria. Me saca la verga y mientras me mira con esa mirada de zorra me chupa la pinga. Para que la cosa sea aÚn más chingona ella se fija en la verga que tengo tapada por la manta mientras sus manos tocan mi pecho.

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *