La vida está muy mala y tengo que dejarme coger por trabajo

4852
Share
Copy the link

La pinche vida no se ha portado muy bien con mi persona y tengo que llegar a unos límites que tengo que vender mi cuerpo para poder tener un pinche trabajo. El wey que me entrevista me mira con ojos ardientes en deseo y me hace desnudarme para poder usarme para el sexo. Me quedo en pelotas para que el wey me examine antes de sacarse su virilidad para que se la chupe. Sentada en la silla le voy comiendo la pinga y cuando la tiene dura me siento encima suya para que me penetre hasta venirse. 

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *